¿Qué ver en Eslovaquia?

El Castillo de Bratislava:

Ubicado en el centro de la ciudad de Eslovaquia, este castillo se fundó en el siglo X, posee a sus alrededores la residencia donde vive el Presidente de la República Eslovaca, rodeado de torres tomadas en cuenta como símbolo nacional de la ciudad, este castillo es empleado actualmente para exhibiciones de historia del museo nacional eslovaco, también se presta para dar paseos disfrutando de hermosas vistas históricas de esta ciudad.

 

Estatua de Cumil:

A lo largo de la ciudad, se encuentran las estatuas callejeras muy singulares en su estilo, siendo esta la más famosa de toda Bratislava, la estatua de cumil hace homenaje a un obrero laborando en las alcantarillas de la ciudad, quien está tomando un descanso en su trabajo y se distrae viendo a las personas pasar con sus brazos descansando al borde del suelo. Esta allí desde el año 1997, se creó con la finalidad de darle vida a esta ciudad llevada por la frialdad diaria.

iglesia bratislava

The Blue Church:

Se considera un tesoro precioso, con un estilo art Noveau, tanto por dentro como por fuera, consta una torre muy alta del estilo reloj que trae imágenes a la memoria de los minaretes de las Mezquitas, con sus tonalidades azules tiene mucho que ofrecer a los temporadistas a pesar de estar ubicada en una zona no muy turística. Es considerada como la estructura más representativa de Eslovaquia ya que quien la visita sale con algo diferente dentro de sí.

 

El Calvario:

Ubicado a las afueras del pueblo Banska Stiavnica, mantiene una tradición minera debido a que se encuentra en el medio de un viejo volcán extinto. Este atractivo consiste en dar un paseo cuesta arriba ya que su zona es montañosa, conociendo las etapas que componen este Calvario, y de vuelta en el camino de bajada se pueden apreciar partes de la vida de nuestro señor Jesús, está rodeado de edificaciones compuestas por tres iglesias principales, y un centro de información.